Cita de Roosevelt

"Ningún país, sin importar su riqueza, puede permitirse el derroche de sus recursos humanos. La desmoralización causada por el desempleo masivo es nuestra mayor extravagancia. Moralmente es la mayor amenaza a nuestro orden social" (Franklin Delano Roosevelt)

jueves, 23 de julio de 2015

El sesgo neoliberal de la Comisión Europea

Villaviciosa de Odón a 22 de julio de 2015

Recientemente estuve revisando la serie de encuestas del Eurobarómetro que la UE prepara semestralmente para estudiar la evolución del apoyo popular a la moneda común. La serie puede encontrarse en el siguiente vínculo.

http://ec.europa.eu/public_opinion/archives/eb_arch_en.htm

No me ha sorprendido ver que, en general, la sociedad española sigue considerando mayoritariamente que el Euro es positivo para la economía española. Los políticos y los medios practican un europapanatismo irreconducible (feliz adjetivo utilizado recientemente por el político cántabro Revilla refiriéndose a una conversación con el Rey). Difícilmente podía la opinión disentir de las instrucciones recibidas desde la élite. Sin embargo, muchos deben ser ya los que sospechan que algo ha tenido que ver la mayor crisis económica de nuestra historia con la moneda común pues hace unos años los "euroescépticos" no pasaban del 20% y hoy son ya en torno a un tercio de la población.


Fuente: elaboración propia a partir de datos del Eurobarómetro

Al repasar la secuencia de encuestas me ha llamado la atención el sesgo ideológico de las mismas. Muchas preguntas reconducen al encuestado a dar respuestas que vendrían a apoyar la agenda neoliberal de privatizaciones, reducciones del gasto público, reformas estructurales, recorte de pensiones, etc... Para este propósito algunas preguntas ya van orientando previamente al encuestado. En otros casos la propia formulación de la cuestión encierra premisas que se derivan de la doctrina neoliberal y que se asume que el encuestado compartirá.

No digo que este adoctrinamiento sea necesariamente intencionado. En las últimas décadas la preeminencia ideológica del neoliberalismo ha sido tal que es posible que los propios encuestadores estuvieran formulando preguntas políticamente correctas dentro del dogma de forma inconsciente.

He aquí algunos ejemplos. Tomen, por ejemplo, el informe completo de la encuesta de octubre-noviembre de 2005 Full Report y vayan a la página 37 del anexo con las preguntas. Se encontrarán con la siguiente pregunta:

“The single market increased competition in a number of domains such as transport, telecommunication services, banking and insurance services. In general, would you say that this has a … effect? (M) (el mercado único incrementó la competencia en unos cuantos dominios tales como el transporte, los servicios de telecomunicaciones, la banca y los seguros. En general, ¿diría que esto ha tenido un efecto....?)"
Las posibles respuestas eran: muy positivo, bastante positivo, bastante negativo y muy negativo. Pero ¿se dan Vds. cuenta de que la premisa, que el encuestador asume que es cierta, quizás sea falsa?. Porque, en mi opinión, lo que se ha hecho es sustituir algunos monopolios públicos por oligopolios privados (capitalismo de amiguetes) y francamente me parece muy dudoso que hayamos experimentado un aumento de la competencia en la banca. Sin embargo, no se le deja al encuestado pensar por si mismo y se le presenta el hecho consumado de que el mercado único ha aumentado la competencia, ergo, las reformas estructurales solo pueden ser positivas.

Otro ejemplo. Tomemos la página 39 del anexo con las preguntas, donde la QA60 previamente le mete el miedo al entrevistado en el cuerpo sobre el futuro del sistema de pensiones:

"En el momento actual, cuando piensa en el futuro de las pensiones, ¿tiene Vd. mucha confianza, bastante confianza, poca confianza, ninguna confianza?"

Inmediatamente el encuestado puede pensar "Ah, ¿pero está en duda el futuro de las pensiones." Una vez preparado el terreno viene lo peor, la pregunta QA61:

"Si tuviera que legir entre las siguientes posibilidades dirigidas a garantizar la financiación del sistema de pensiones en (SU PAÍS), ¿cual sería la más aceptable para Vd? (Se le instruía al encuestador para que leyera solo las tres primeras respuestas).
1) Trabajar y aportar más tiempo.
2) Mantener la edad de jubilación e incrementar sus contribuciones a la seguridad social.
3) Mantener la edad de jubilación actual y resignarse a aceptar menos (pensión, claro).
4) Ninguna de estas (respuesta espontánea).
5) Una combinación de las tres (respuesta espontánea).
6) No sabe."
Y digo yo ¿por qué no incluyen la pregunta "dejar el sistema en paz porque es perfectamente sostenible, aunque Vds. están intentando engañar a la opinión pública para que renuncie a sus derechos?". Descarada manipulación es además que solo se le leyeran al encuestado las tres primeras preguntas. ¡A ver si hay algún iluminado que se atreve a optar por la respuesta 4!

Más ejemplos. Para reforzar el mensaje de la importancia de la competitividad no faltan preguntas comparando el Euroimperio con las potencias rivales.

"¿Diría que la economía europea tiene un rendimiento mejor, peor o igual que el de (EE.UU, Japón, China)?  
A lo que uno debería responder me da igual. Lo que quiero es que no me sigan arruinando la vida con la excusa de la competitividad.

En otro descarado intento de culpabilizar al trabajador de la baja productividad de la economía europea aparece otra pregunta con intención:
"¿A cual de las siguientes afirmaciones daría prioridad para mejorar el rendimiento de la economía europea? (M)
  • Incrementar el número de horas de trabajo legales.
  • Mejorar la educación y la formación profesional.
  • Invertir en investigación y desarrollo.
  • Facilitar la creación de compañías.
  • Mejorar la eficiencia energética.
  • Invertir en infraestructuras públicas."
¿Y si dejáramos de preocuparnos tanto por la productividad? La evidencia sugiere que la economía europea ya es bastante productiva. Si siguen destrozando la demanda y el consumo metiéndole miedo en el cuerpo al consumidor quizás los empresarios dejen de invertir, los trabajadores perderán sus empleos, perderán sus habilidades laborales y entonces sí que tendremos un problema de productividad.

2 comentarios:

  1. Hola Stuart, ¿hay forma de contactar por privado contigo? Gracias, ¡un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Sí, claro. Puedes escribirme a mi e-mail: stuart.medina@metasbio.com

    ResponderEliminar

¿Quiere comentar la entrada o aportar algún dato? Me gusta oír lo que piensan mis lectores. No obstante, tengo que moderar los comentarios para evitar que trolls y faltones rebajen el tono del debate.